La Compañía Nacional de Danza sube el telón de los Veranos de la Villa con una obra que incluye un estreno y tres piezas emblemáticas

    La Compañía Nacional de Danza sube el telón de los Veranos de la Villa con una obra que incluye un estreno y tres piezas emblemáticas

    Los Veranos de la Villa, el clásico festival de verano que anualmente aterriza en Madrid, regresa hoy a la capital batiendo récords en su edición número 36. Nunca antes se habían tenido que realizar tantos cambios en el programa, ni prepararlo todo en tan poco tiempo: a penas en dos meses. La llegada de la Covid-19 no solo retrasó su inicio, sino que además obligó a las compañías, artistas, creadores y al Ayuntamiento a adaptarse a las condiciones exigidas por la pandemia.

    Una de ellas fue la Compañía Nacional de Danza (CND) que será la encargada de subir el telón del festival. Esta noche el patio del Conde Duque albergará un espectáculo que rinde homenaje a los sanitarios y que tiene como hilo conductor el sentido de comunidad. Ya sea entre los bailarines, con la música o con el público, «quería mostrar este sentimiento de unión que anhelamos por tanto tiempo en el confinamiento y la felicidad que representa para nosotros, los bailarines, el volver a subirnos a un escenario», comenta Joaquín De Luz, el director de la Compañía.

    El programa de una hora y veinte minutos de duración está compuesto por cuatro piezas, tres de ellas obras emblemáticas a la que se suma una nueva creación que nació en el estado de alarma. El trabajo entero está basado en la filosofía japonesa del ‘kintsugi’ que busca resaltar las grietas con oro cuando algo se rompe, cosa que para De Luz resume estos meses de pandemia. «Creo que con todo lo que pasamos nos hemos roto y ahora esta obra lo que intenta es unir las piezas y transmitir la belleza de lo oscuro«, dice.

    La presentación comenzará con Festival de las Flores en Genzano, de Bournonville, continuará de la mano de Love Fear Loss, de Ricardo Amarante, inspirada en la vida y obra de Edith Piaf y que tendrá al pianista cubano Marcos Madrigaltocando en vivo. Después, llegará el turno de A Suite of Dances, de Jerome Robbins, en lo que supone el regreso de Joaquín De Luz a los escenarios madrileños; y finalmente el cierre con el nuevo trabajo de Mar Aguiló, Pino Alosa y del propio De Luz, en torno a la música de Crisóstomo Arriaga (1806-1826), un joven compositor vasco de música clásica.

    «Estilísticamente la obra tiene una progresión natural, va creciendo desde el clásico académico, pasa por el neo-clásico y termina con nuestra pieza de estreno que la desarrollamos entre tres, algo que casi nunca pasa en la danza», explica el director. Para él, cada historia del programa es un reflejo de lo que pasa en el mundo. «Quería que esta pieza transmitiese el sentido de comunidad y que sea creada desde la comunidad. Creo que lo hemos logrado», explica.

    Presentación de la Compañía Nacional de Danza en Granada.
    Presentación de la Compañía Nacional de Danza en Granada.

    El trabajo de bailarines y coreógrafos no ha sido fácil. De Luz confiesa que empezó el confinamiento «un poco oscuro» hasta que decidió dejar que lo físico tire de la mente y empezó a ejercitarse. «Corrí 11 kilómetros por día, 70 días seguidos. Dejé de imponerme la obligación de crear y me permití tener días en los que no quería levantarme del sillón. Fue un proceso interior muy fuerte, pero que me ayudó a regresar muy enchufado», admite.

    Con el equipo de la CND el trabajo se retomó el 1 de junio, fecha en la que comenzaron los montajes y ensayos de la obra. «Son 30 minutos de música los que teníamos que coreografiar y 21 bailarines los que aparecerán en el escenario en la nueva pieza. Repasamos divididos en grupos, respetando en todo momento las medidas sanitarias. Hemos tenido jornadas de 12 horas o más, pero soy de los que pienso que se predica con el ejemplo y pues yo lo he hecho encantado», relata.

    Además, destaca que la sensación de volver a los escenarios de Madrid es de gratitud total y de una emoción inmensa. «En el mundo no se está bailando, hay quienes van a perder un año, otros que no podrán celebrar su carrera porque no podrán retirarse. Bailar aquí será muy especial para mí», afirma. Una de las últimas actuaciones De Luz en la capital fue justamente en el festival de Veranos de la Villa, en 2008, y el escenario, el Conde Duque.

    Datos sobre la obra

    • Son cuatro piezas que tendrán una duración de 1 hora 20 minutos (sin intermedios)
    • El espectáculo cuenta con medidas de accesibilidad para personas con discapacidad auditiva y con audiodescripción y paseo escénico para personas con discapacidad visual.
    • Se ofrecerán cinco funciones, del 29 de julio al 2 de agosto, en el Patio Central de Conde Duque.

    ORGANIZACIÓN Y CARTEL

    Pese a todos los cambios que se tuvieron que plantear en el programa de este año, desde el Ayuntamiento siempre se tuvo algo claro: sería la CND la encargada de abrir el festival. «Veranos de la Villa tiene que ser el espacio natural para la danza en la ciudad de Madrid al aire libre y tener a Joaquín De Luz este año es un privilegio», afirma Ángel Murcia, director del festival.

    Murcia asegura que la retroalimentación constante entre los organizadores y las compañías han permitido hacer realidad este festival. «La experiencia de todos los que estamos inmersos es también una de las grandes ventajas que tenemos», comenta.

    Veranos de la Villa es la primera pieza del Ayuntamiento que se pone en funcionamiento para que el resto de teatros abran su temporada. «No todo podrá salir como queremos, o como lo habíamos planeado antes de la pandemia, pero sin duda esto será un impulso emocional para el sector cultural de la ciudad», resalta.

    Recuerda también que con esta celebración, España está siendo referente para otros países. «Para nosotros era un deber moral el abrir el camino de esperanza para las otras compañías», dice.

    Además de danza, este año en el festival presenta otras actividades entre las que se destaca el cine, algunas enfocadas a los niños desde los cero años, piezas urbanas, música electrónica folk, copla, zarzuela, circo o un espectáculo gastronómico único. «Son muchos los proyectos que pudimos readaptar a las nuevas condiciones. Finalmente quisimos presentar un abre bocas de lo que pudo haber sido el festival.

    MEDIDAS SANITARIAS FRENTE A LA COVID-19

    Para la tranquilidad de todos, Veranos de la Villa adoptó sendas medidas y protocolos sanitarios tanto para trabajadores, como para creadores y para el público. Es por ello que este año se realizará en una sola sede, el Conde Duque, además se desinfectarán constantemente los camerinos de los artistas, todo el lugar está sectorizado para resguardar la distancia de seguridad y se han cumplido con todos los requerimientos del Ministerio de Sanidad.

    Asimismo, se han preservado asientos para los sanitarios que lucharon contra la Covid-19 durante la pandemia. Serán ocho las entradas gratuitas por función en todos los espectáculos del Patio Central. Adicionalmente, Telemadrid retransmitirá seis espectáculos en abierto, para que todos puedan disfrutar de este festival.

    El programa completo y demás información del festival se puede encontrar en la web: www.veranosdelavilla.com.

    Conforme a los criterios de

    The Trust Project

    Saber más

    Leer mas

    Related Articles

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *